//
Estás leyendo...
Archivos

+ El maestro ideal

Por: Julian Lacacta

El maestro ideal es el que educa y concientiza a las nuevas generaciones de mujeres y hombres para que tengan un pensamiento crítico, creativo y científico – investigativo, para que se liberen de este sistema opresor. El maestro ideal para que cumpla estos postulados debe inmiscuirse en una concepción científica del mundo, por ende el maestro debe tener una posición política, así mismo debe abrazar un enfoque filosófico de la pedagogía, esto no implica copiar o calcar modelos educativos como lo vienen haciendo los diversos gobiernos de turno, sino utilizar esta teoría para la acción concreta y para la realidad que lo rodea.


La formación del maestro debe ser científica para que pueda comprender los diversos problemas que enfrenta nuestro país, que le permita contribuir a su solución desde sus posibilidades y aportar en el proceso de enseñanza – aprendizaje, la cual debe constituir como elemento importante para la formación científica de los estudiantes, una concepción científico – investigativa solida que genere en los estudiantes un pensamiento dialéctico, que los dote para el despliegue de un aprendizaje constante y contribuya a su solida formación cultural científica.

El maestro debe utilizar las corrientes filosóficas pedagógicas del siglo XX para un mejor desempeño en su labor. Las más apropiadas son:

– La pedagogía makarenkiana que concibe a la educación como un proceso general de toda la vida y a través de toda ella, así mismo la fundamentación de la educación en un conjunto de valores, disciplina, libertad, responsabilidad, trabajo e interés colectivo y es de responsabilidad de la colectividad, la familia y la escuela en un contexto de actividad educativa, planificada, integral y única. El trabajo es para Makarenko la otra instancia educativa fundamental, se trata de un trabajo real efectivamente productivo y no un artificio con fines formativos o instructivos, para Makarenko la educación del individuo debe ir acompañado con el trabajo, como una actividad verdaderamente productiva y con sentido social. El propósito de la educación makarenkiana fue formar al “hombre nuevo” y hacer de ella un apoyo eficaz en la construcción de la “sociedad nueva”.

– La pedagogía freireana considera a la educación como el arma de lucha contra el atraso y pobreza. Frente a esta situación Freire sostiene que: “la educación verdadera es praxis, reflexión y acción del hombre sobre el mundo para transformarlo”. El objetivo central de la educación freireana es la humanización del hombre para buscar el pleno desenvolvimiento de sus potencialidades y habilidades orientada a la toma de conciencia crítica y desarrollar el análisis de la realidad del mundo que vivimos. En este tipo de educación la teoría y práctica deben estar íntimamente vinculadas con la labor educativa para la transformación del hombre y el mundo. Freire menciona sobre la teoría y la práctica lo siguiente: “La teoría sin práctica es palabrería y la práctica sin teoría es activismo loco. El conocimiento es producto de una práctica histórica concreta y por lo mismo, en permanente proceso dialectico para superar las contradicciones de cada momento”.

– El pensamiento de José Carlos Mariátegui, concibe a la educación como un fenómeno social que debe ser atendida desde un punto de vista político, económico y debe ser atendida para su modernización. La proyección que se tiene es que los hombres deben buscar su plena autorrealización y desarrollar sus potencialidades para el bien social. Para Mariátegui, la educación debe forjar el hombre nuevo pensante y operante, capaz de interpretar la realidad y transformarlo a través del trabajo productivo para crear una sociedad de productores. Mariátegui sobre el maestro ideal menciona:
“El educador a través de la escuela y de su acción social en general, deberá participar de la determinación de un orden social futuro, hecho que es indiscutible y, por lo tanto, no debe realizar una acción ciega o conformista, sino una acción lo mas responsable y lucida posible”. Valorando en su integridad el rol del maestro, dice: “De todas las victorias humanas, les toca a los maestros en gran parte el merito. De todas las derrotas humanas, en cambio, en gran parte la responsabilidad”.

Fundamentalmente el maestro ideal debe aferrarse a las nuevas teorías del siglo XXI como la de Peter McLaren con la pedagogía critica.
La pedagogía critica es una propuesta que pretende provocar transformaciones en el sistema educativo y se encuentra sustentado en la teoría crítica, concibe el aprendizaje como un proceso vinculado a los conceptos de poder, política, historia y contexto.
La pedagogía critica sobre el educando busca a través de la práctica alcanzar una conciencia crítica dentro de la sociedad basadas en la participación, comunicación, humanización, transformación y contextualización. Ayuda a los estudiantes a cuestionar y desafiar la dominación, las creencias. La pedagogía de Peter McLaren es una teoría y practica (praxis) en la que los estudiantes alcanzan una conciencia crítica.
El maestro ideal es que con el arte de la pedagogía crítica provee lenguajes variados, lenguajes críticos, lenguajes de esperanza de tal manera que los estudiantes puedan entender como fueron creadas sus subjetividades y puedan constituir una alternativa. No es solo, que los maestros traten de cambiar la manera de pensar del estudiante sino el cambio que deben hacer es, en lo material.

La relación de maestro – estudiante son de coparticipes en el proyecto mayor, la conciencia crítica que no es que ocurra en el aula leyendo muchos libros sino es mayor que puede ser en el entorno social local, regional, nacional como un movimiento social y como la introducción a una forma de vida.

La pedagogía critica lucha por un mejor futuro para todos mediante la construcción de una sociedad sin explotados y con justicia social.

Todo este conjunto de postulados no son para copiar, sino para utilizarlo y adecuarlo a una realidad concreta, la formación inicial del educador aportara aun mas en el desarrollo y el que hacer educativo, eso le permitirá crear nuevos enfoques de acuerdo a la experiencia vivida, en tal sentido el maestro ideal es el que está vinculado a la vida política con una concepción científica investigadora y es el utiliza los aportes pedagógicos científicos, para el buen desempeño de su labor como maestro del siglo XXI, con esto también ayuda en la construcción y transformación de la sociedad.

Anuncios

Acerca de Julian Lacacta

Estudia, lee, investiga, enseña y escribe sobre política y educación.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

TWTTER

Estadísticas del blog

  • 29,973 visitas
A %d blogueros les gusta esto: