//
Estás leyendo...
Archivos

+ Sin Filosofía; no somos nada

Por: Julian Lacacta

Para dar una definición de la filosofía, nos encontramos con una dificultad, ya que existe muchas definiciones de diversos matices y diversos filósofos, la primera concepción del término se remonta a los antiguos griegos que se encargaban de buscar el conocimiento mediante el dialogo y el razonamiento, definen a la filosofía, como un vocablo compuesto por dos partes: filos (amor o deseo por) y sofía (sabiduría). A medida que se acumulaban conocimientos científicos, ocurrió la independencia de la filosofía, de algunas ciencias, esto permitió la polarización en dos corrientes opuestas materialismo e idealismo.
La filosofía idealista propone que primero existe un espíritu o idea, a partir de ello surge la materia. En cambio, la filosofía materialista plantea que primero es la materia y después el hombre, espíritu e idea. “La materia no se crea ni se destruye, sino está en constante movimiento, cambio y transformación”.
Tales definiciones permitirán, en el joven posicionarse en el cosmos, estos conocimientos llevan al hombre a tener una determinada forma de ver la realidad, una concepción del mundo; una filosofía, que en la actualidad muchos han abandonado o simplemente no les interesa.

 

Los jóvenes en la actualidad ven a la filosofía, solo como una materia, como requisito para cumplir sus estudios o para desarrollar un examen de ingreso para alguna universidad, más no así como algo importante para su vida personal, académica y profesional, no son consientes de la importancia de tener una concepción del mundo, sea esta idealista o materialista.
La concepción del mundo idealista es considerada, anticientífica alienante por ser subjetiva, mítico religioso, teocéntrico, deísta y los pilares son la fe y la búsqueda del ser, sus representantes son; Platón, Frege, Santo Tomás de Aquino, Berkeley, Kant y Hegel.
La concepción del mundo materialista es considerada, científica desalienante por su explicación real, exacta y objetiva de la realidad, sus representantes son; Ludwig Feuerbach, Carlos Marx y Federico Engels.

Al no tener una posición filosófica firme, el hombre es presa fácil de verdades subjetivas que se presentan en nuestro contexto, los jóvenes son fáciles de ser convencidos por los medios de comunicación o del entorno en el cual están rodeados, cabe precisar que esto lo podemos ver en los lideres, en los pocos que existe por su puesto, en un determinado momento están con una posición, política, propuesta o alguna tendencia y pasada las horas, días, semanas ya cambian de idea de extremo a extremo.

En la actual coyuntura electoral se puede visualizar, a los candidatos que se presentan para las alcandías, regidores, consejeros y gobierno regional, la mayoría no tiene una concepción del mundo, es por eso que podemos verlos en diferentes movimiento independientes, en las elecciones del año 2006, estuvieron con otro movimiento, algunos se posicionaron a intereses de la derecha, sin serlo, en el año 2010, cambiaron por las misma situación del escenario nacional y la correlación de fuerzas, se convirtieron en nacionalistas, en este año 2014, se consideran progresista, populistas, y de izquierda, cambiaron símbolos, ideario para tal fin, algunos llegan al extremos de considerarse solo empresario, líder, pero no político, caso muy extremo de falta de formación filosófica, es una clara muestra que muchos “lideres” que hoy están en la palestra, no tienen una concepción del mundo definida, por eso existe y existirá en los municipios, corrupción, tráfico de influencias, mercantilismo, etc. a ellos humildemente les recomendamos el estudio de la filosofía, para posicionarse en el universo, que esto les permita desenvolverse con eficiencia y ser un líder verdadero con una moral de hombre nuevo.

En los jóvenes, podemos ver similar situación, no existe líderes estudiantiles, sean estos secundarios, universitarios, todos odian la política, peor aún a la filosofía ni la conocen algunos porque no llevan ese curso, si la llevan como es en los “colegios preuniversitarios” solo es para conocer mecánicamente, porque es requisito para el examen de ingreso a la universidad las cuales vendrán tres a cinco preguntas cerradas o simplemente llevan el curso para tener una nota aprobatoria, pero no para aprender a filosofar, es por eso, que en la vida personal están distraídos en otros asuntos fuera de la realidad y del entorno que lo rodea, el estudiante fácil puede caer en tendencias determinadas, el enamoramiento que es un proceso normal según los especialistas en la adolescencia, ya no es ético, no existe respeto por la adolescente o el adolescente, fácil pueden cambiar entre ellos de un día a otro, de la aceptación al rechazo, peor aún al cambio de enamorado. Esto se da por influencias de los medios de comunicación, internet y el entorno social, al no tener una concepción filosófica, creen en situaciones absurdas, horóscopo, fantasmas, leyendas urbanas y son absorbidas en una gran mayoría por el libertinaje, pandillaje, drogas, fiestas, casos extremos delincuencia, según su verdad subjetiva es un nivel mas que ellos suben en su corta vida que llevan, creyendo que están obrando bien. Esto nos puede demostrar que no se esta enseñando o si se esta enseñando en los colegios filosofía, lo están haciendo mal, no se trata de poner escusas absurdas, la filosofía está presente en todas las materias en las humanísticas y científicas. Por lo tanto no hay escusa de no enseñar a filosofar a los estudiantes y que ellos puedan abrazar una concepción del mundo, por supuesto sin utilizar lo coercitivo a la hora que ellos se definan filosóficamente. Solo así se podrá mejorar la calidad educativa, elevar el nivel personal y académico del estudiante secundario, para crear nuevos líderes, para nuestra ciudad, región y país que tanto lo requiere.

Los jóvenes de la universidad, cada vez más se repliegan a lo académico de su carrera, no están investigando, no tienen una concepción del mundo definida, si lo tienen solo es de teoría y no lo practican, se supone que al asumir una postura filosófica, le permitirá desenvolverse de acuerdo a esos parámetros, para formarte eficientemente en tu carrera y como profesional, no solo se debe aprender para aprobar los exámenes, en definitiva hay que aprender para saber y eso se logra con una postura filosófica, además le permitirá aprender por sí mismo (autoaprendizaje), para revolver de forma eficaz los problemas que se puedan presentar en la universidad y la sociedad.

 

El hombre que tenga una concepción del mundo definida, sea esta concepción científica o anticientífica, sabrá desenvolverse en el entorno social de la forma correcta cumpliendo con sus objetivos, con una alta moral, ética correcta, con practica de valores, sin dejarse seducir, ni claudicar sus principios, hasta el último día de su vida.

Anuncios

Acerca de Julian Lacacta

Estudia, lee, investiga, enseña y escribe sobre política y educación.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

TWTTER

Estadísticas del blog

  • 26,404 visitas
A %d blogueros les gusta esto: